• BTC

QUE ES SER DIRECTOR GENERAL: ¿LISTO PARA CORRER UN MARATÓN?


No nacemos con todos los talentos, eso es un hecho pero la vida se encarga de cultivarnos en la escuela del tiempo. Si queremos correr un maratón no lo hacemos mañana en la mañana, tenemos que empezar por entrenar los primeros 100 metros por algún tiempo, luego aumentamos a 200 metros y así sucesivamente. Lo que tenemos que observar es el tiempo que nos toma pasar de los 100 a los 200 metros, ¿días?, ¿semanas?,¿meses?,¿años?. Para acelerar el aprendizaje y desarrollo hay muchas herramientas, pocas son soluciones.


El director general es un líder que marca el rumbo y la visión de la empresa. Es el director de orquesta, porque es la persona que más sabe, tiene consciencia, es ecuánime, motivado, mueve a la acción, empático, inteligente, organizador, integrador, negociador, trae postura de seguridad, infunde confianza y ánimo, entre algunas pocas características, o al menos eso pensamos que podría tener un director. Lo cierto, solo se pueden tener algunas de estas cualidades, no creamos que se pueda tener todas, de hecho, lo normal es que falten muchas. No nacemos con todos los talentos, estos se cultivan en la escuela del tiempo, porque como se dice, lo importante es el proceso, el viaje.


Como podríamos describir a un director general en su etapa de empresario joven, digamos que su empresa está entre los 5 y 10 años de vida, tiene conformado un equipo de personas en segunda, tal vez tercera generación, con ingresos interesantes, dispone de tecnología y activos suficientes. A estas alturas se siente más seguro que al inicio debido a sus logros y aprendizajes. Se siente exitoso, no!. Vemos a muchos directores con alto potencial de líder, potencial porque algunos han llegado a los 5 kilómetros, otros han podido avanzar a los 10 kilómetros, de los 42 kms que significa un maratón. Con gran esfuerzo e inteligencia se ve avance, pero ¿contra que nos medimos?


Sin duda que tiene la energía y fuerza para dirigir personal, ser creativo cuando las circunstancias lo exigen, ejecutar un planes de hacer cosas, sin embargo, ya no crecen porque piensan más en el corto plazo y la ejecución le consume su tiempo. A lo mejor algunos tienen la suerte de trabajar con un consejo consultivo y pueden presumir que tienen un plan de negocio y han hecho ejercicios de planeación estratégica y también financiera. Eso les da mayor seguridad porque es posible ver más allá de los problemas de hoy. Ya entienden las variables críticas, sus efectos y riesgos.


La diferencia entre ser líder y no serlo, se nota en la calidad de las decisiones que toma, donde es importante reconocer si son de corto o de largo plazo, estas últimas a veces sirven para asegurar la viabilidad futura del negocio. Pero como resultado de las decisiones pasadas y apreciar la continuidad del negocio, se llena de ganas de sobresalir y tener éxito, y mas que nada responder y cuidar de su equipo de gente y de sus clientes, más que cuando estaba iniciando. Muchos ni se imaginaron que podían llegar tan lejos, pero ahora se imaginan que pueden seguir creciendo. Eso es un líder.



Después de visualizar el futuro, manos a la obra. Es importante al momento de llevar a cabo un proceso de transformación, ajuste, cambio, reinvención, crecimiento, desarrollo, inversión, como lo bautices, pero como director general por favor considera estos 4 simples pasos; (a) define muy bien la necesidad poniéndola en el contexto adecuado, (b) prepara a la organización promoviendo la necesidad de cambio, (c) Prepara y anticípate con planes que definan roles y tiempos, (d) ejecuta controlando cada paso pero con la flexibilidad necesaria.


MAS IMPORTANTE QUE CONOCER LOS PRODUCTOS,

ES INCORPORAR ASPECTOS DE GESTIÓN DE NEGOCIOS



Veamos un ejemplo real, un emprendedor que tiene mucho éxito desde hace 6 años, es una persona muy trabajadora, creativa y con visión, impulsó un servicio que todos necesitan en este mundo de conexión, pero en un mercado océano rojo. Ha realizado todo lo que tiene que ver con el producto de forma sobresaliente, ha complementado perfectamente productos y servicios, a través de conocer muy bien las necesidades del cliente. Aquí estamos frente a la primera línea de la dimensión PRODUCTO, donde las habilidades que ha desarrollado son calidad y tiempo de servicio, y por lo tanto posicionamiento de marca. Básico en todo negocio que quiera progresar.



La dimensión EJECUCIÓN, la cual ha llevado de la mano de la dimensión PRODUCTO, posee dos indicadores fundamentales que nos hace pensar está obteniendo una calificación cercana a 10, también: Costo de adquisición de clientes (CAC) y tasa de satisfacción del cliente, ambas se han mantenido a buenos niveles en el tiempo. A pesar de que es un trabajo repetitivo, concentrado en pocos productos-servicio, no ha desarrollado manuales de operación que den cuenta de los procesos clave de servicio, generando con esto una debilidad en la dimensión; no ha mejorado ni desarrollado productos-servicios en estos primeros 6 años.


PENSAR EN EL CORTO PLAZO DESCUIDAMOS EL LARGO PLAZO


En resumen posee capacidades competitivas que para una empresa de reciente creación necesita para competir en sector océano rojo; calidad del trabajo, tiempo de servicio, CAC y satisfacción del cliente. Durante todos estos años ha crecido en reconocimiento así como en número de puntos de contacto y personal, ubicándose en posiciones estratégicas de la ciudad. Ha incluido también servicio de retiro y devolución a domicilio. Se ha destacado con el cliente y es la razón por la cual ha tenido tanto éxito, lo que debemos reconocer sin duda.


Existen dos “condiciones de empresa” que nos harán cometer errores y omisiones, que todo director debe saber. Si no tenemos consciencia de esas “condiciones” y no las gestionamos adecuadamente, podemos alejarnos del camino ideal, sumando dificultades al proceso de desarrollo. Estas dos “condiciones de empresa” son; la cultura y el éxito. La cultura viene dada desde la cima de la organización y particularmente del director, si él no trae la experiencia o ship de balancear las “tridimensiones” (otro blog), nunca lo hará a no ser que su consejo consultivo se lo haga notar. Además, si estamos en el océano del éxito, siempre bienvenido, nos enfocaremos en lo que haya sido útil en el pasado, y seguiremos remando con los mismos remos pero sin agregar mayor valor al ya obtenido. Si ambas condiciones vienen juntas, cultura y éxito, ¡preocúpate!.


A estas condiciones las llamamos la trampa del éxito, porque el riesgo está en acomodarse y confiarse. ¿para qué cambiarle?. He elegido este ejemplo del emprendedor en el mundo de la conectividad, porque probablemente hemos caído en la trampa y no la reconocemos, porque se enfoca en las variables de éxito, que está muy bien por cierto, pero seguro que no se están balanceando las “tridimensiones” y eso no es de futuro. Analicemos cuál de las 7 leyes de los negocios (otro blog) está fallando.


Recordemos la primera Ley, la de crecer, es la más importante, y será posible lograrla solo ejecutando las 6 anteriores, pues constituyen el camino lógico en el código de los negocios. ¿Qué ocurre con la 7ma Ley en este ejemplo? La de gestionar la información. Se está omitiendo el análisis de la información comercial y financiera. COMERCIAL; NO tiene reportes de desempeño por local/día de las 4 variables que sustentan su estrategia y éxito. FINANCIERA; No conoce el resultado por local/mes. ¿Cómo puede entender que está ocurriendo? ¿cómo hace seguimiento a su estrategia? ¿cómo evalúa el éxito y su desempeño? ¿cómo sabe dónde mejorar?. Como señala el método de Lean Startup, si no hay aprendizaje validado es imposible pensar en desarrollo.

36 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo