top of page

¿Cómo imaginas tu Empresa? - ¿Quieres seguir siendo parte de ella para siempre?

Está pregunta es más importante de lo que te imaginas y me gustaría conocer tu respuesta antes de que leas este artículo. Por favor pon la respuesta en los comentarios y te sorprenderás de que no eres único en el mundo empresarial.


Veamos un caso hipotético. No existe y no es tu empresa. ¡Esperemos!



Lunes en la mañana, todo el personal llegando a la oficina, tienda o fábrica, ¡claro! Se han tomado algunos minutos más de las 9 de la mañana para llegar. Algunos traen cara de haber pasado un buen fin de semana y necesitan con urgencia un café y platicar con los compañeros más cercanos. Tu no has llegado porque valoras que sea tu empresa y te levantas más lento o resuelves temas personales antes de aparecerte. Lunes es un día de aquellos que se llaman “cuesta pa´arriba” porque cuesta arrancar. Tú estás en todo y el arranque de la empresa depende de tu arranque.


Martes, llegas a las 7:30am porque viste que el lunes fue un día perdido y quieres marcar el paso al personal. Todos corren porque te ven acelerado. Miércoles, nuevamente llegas a las 7:30am porque quieres dar el ejemplo. Durante estos días te bombardean de preguntas operativas y problemas que requieren tu decisión y el único que las puede resolver eres tú. Sientes que se va rápido el día y llegas muy cansado a la casa y piden tu ayuda en otros temas.


Jueves, ya te cuesta menos levantarte temprano y corres a la oficina, tienda, fábrica porque sabes que tienes que resolver una larga lista de pendientes que tu equipo y tus clientes te están pidiendo hace días. Tu equipo te ve más estresado y espera tu señal para actuar.


Las personas que trabajan en tu empresa son las mismas con las que iniciaste el proyecto hace ya varios años. Aunque la convertiste en una empresa más grande, con buena venta y cartera de clientes, la caja siempre es un dolor de cabeza, también lo es tu equipo. Tu eres el único que sabe dirigir la empresa y entiende que sin estos dos elementos, personas y caja, no haces nada y ellos saben que no hacen nada sin ti.


Viernes, aunque cuesta llegar a tiempo, nadie puede decir nada porque eres el dueño y sientes que resolviste algunos de los problemas más importantes de la semana. Ese día quieres retirarte antes, aunque sabes que la empresa se paraliza sin ti, pero al fin es viernes y te gusta hacer vida social.


Es bien probable que el sábado vayas a la oficina en la mañana y el personal más cercano también. La idea es sacar los pendientes menos importantes con el ánimo de no sobrecargar el lunes.


Imagínate por un minuto, hay que planear un viaje de vacaciones con la familia. Afortunadamente inventaron las cámaras y puedes ver todo en el celular. Sabes que siempre habrá emergencias que requieren de tu apoyo o que la empresa se va a paralizar cuando no estés. Aunque el personal es de confianza nunca los preparaste para tomar decisiones o resolver problemas. Todo esto va haciendo que el viaje se vaya postergando en el tiempo y en el mejor de los casos sea una salida de pocos días.


Toda esta escena hipotética ocurre porque pensamos que somos los únicos que podemos decidir y sabemos más que nadie. Te has dedicado todos estos años a limitar al personal dado ese pensamiento, a pesar de que confías en ellos. Nadie es más capaz que tú.



Si tu equipo no está entrenado, no han crecido a la par de la empresa, no tienes procesos ni controles adecuados, la libertad, que tanto has deseado al desarrollar tu negocio por tantos años, no la tendrás. No podemos salir tranquilos de vacaciones, ni viajar, nos cuesta ir a los cumpleaños de nuestros hijos y menos pensar en enfermarte.


Esto es más normal de lo que piensas. Lo más preocupante es que los directores-fundadores dejan de hacer las cosas que más agregan valor a la organización y solo hacen las urgentes. Dejan de lado lo importante. El problema de fondo es que ponen en riesgo su proyecto.


¡Vamos! ¿Qué hacemos entonces para construir esa empresa que soñamos tanto? Qué nos da la libertad para hacer lo que más nos guste.


Aquí te puedo comentar algunas ideas, pero te sugiero organizar tu consejo consultivo porque esto requiere de experiencia y disciplina.


1. Cambia la idea respecto de las personas.

2. Enséñale al personal. Tu conocimiento no es propiedad, es mejor que todos sepan lo que tú.

3. Identifica todas las áreas/tareas críticas. Son las que generalmente te quitan más tiempo y menos valor le dan a la empresa.

4. Contrata las personas que ejecuten y resuelvan las tareas críticas y desarrollen procesos para aplicar mejora continua.

5. Que no te preocupe si las personas “clave”, se van. Siempre encontrarás otras mejores.

6. Habla con el personal y escúchalos. Pero nunca tomes decisiones en base a chismes.

7. Haz seguimiento al tablero de métricas operativas y al de métricas estratégicas.

8. Invierte tiempo en hacer planeación (estratégica y financiera) y por supuesto, presupuestos.


Lee de nuevo. Al final entenderás que estos 8 puntos son los que hace un líder y buen director de empresa. Ningún negocio es tan malo que no sea posible tener el saldo de caja que permita tu tranquilidad y la del negocio. Si no tiene caja algo malo estás haciendo y no le estás poniendo la energía que requiere. Tu tiempo es el bien más escaso de la empresa. Invierte en un sistema de gestión empresarial que con políticas, procesos y procedimientos te permitirán usar bien tu tiempo.


Un consejo consultivo ayuda al dueño/fundador de una empresa, que creció con base del producto y empeño de una persona, se vuelva una empresa sostenible en el tiempo.


En BTC apoyamos a definir el consejo consultivo que necesitas y convertir esta práctica en un método de trabajo sencillo, ágil, poderoso y permanente. Contáctanos pronto para que te ayudemos a definir un rumbo claro y a hacer que las cosas sucedan. ¿Cuándo podemos empezar a trabajar de esta manera con tu empresa?


Escrito por Jaime Poblete Stambuk en colaboración con BTC – Consejos Consultivos Empresariales. Para mayor información www.expertbtc.com o expertos@expertbtc.com.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page