5 lecciones de proyectos de gestión del cambio para tomarse en cuenta

La inversión en el cambio. Lo barato sale caro.


La Gestión del Cambio es una práctica que está en franco auge a nivel mundial entre las organizaciones. De acuerdo con varias consultoras se espera un crecimiento de 14% anual en el número de vacantes durante 10 años a partir de 2018. Este crecimiento está relacionado con un mayor entendimiento en las empresas sobre la necesidad de contar con acciones formales para apoyar los desafíos de transformación que continuamente se enfrentan.


El cambio en las empresas puede venir desde varias trincheras: proyectos de cultura, adopción tecnológica, fusiones, procesos, filosofía, liderazgo, etc. Sin embargo, algo que en ocasiones no se alcanza a visualizar es que un cambio tiene implicaciones en varios otros ámbitos dentro de la organización. Por ejemplo, para hacer realidad un cambio tecnológico se necesita transformar generalmente el liderazgo, ciertos procesos y la cultura de la organización.


En este espacio compartimos cinco lecciones que hemos aprendido en los múltiples proyectos de cambio liderados por nuestra organización y algunos otros que nos ha tocado rescatar, para que los puedas tomar en cuenta en tu empresa.


Lección 1. La gestión del cambio no solo es comunicación y entrenamiento.

Para las personas que han vivido procesos de cambio en empresas, dos de los componentes mas visibles son la comunicación y el entrenamiento. Por eso, vemos con frecuencia que los proyectos de gestión del cambio suelen confundirse con estas dos actividades. Un verdadero especialista sabe que esos dos son solo canales para llevar a cabo toda la estrategia formal de un proceso de transformación. Sin estos componentes formales, generalmente los proyectos no tienen un verdadero impacto, y se convierten más en un gasto que en una estrategia.



Lección 2. Los colaboradores deben tener un papel central en el proceso.

Los colaboradores son los que realmente hacen realidad un proceso de transformación. Son los que finalmente deciden en la operación diaria si adoptan “un poco” o todo el cambio. Una valiosa fórmula que hemos encontrado es darle un rol específico a cada empleado para que se adueñen del proceso y por lo tanto vean como su contribución es importante.


Lección 3. Los gerentes son el nexo entre la operación y el cambio.

Un gerente tiene la decisión de participar en un proyecto de cambio o ponerlo en pausa porque “la operación” es más crítica. Sin un plan adecuado para involucrar a la gerencia media de la organización, veremos que siempre habrá una preferencia por dar tiempo a la operación y sólo muy poco a la transformación. Entender los motivadores de los gerentes es esencial, y eso no se logra solo enviando correos para “invitarlos a sumarse” al esfuerzo.


Lección 4. El cambio se debe ver de manera integral.

La gestión del cambio trabaja para facilitar, desde el punto de vista social, los esfuerzos de transformación. En ese sentido, no se trata solamente de “avisar a todos” y esperar lo mejor. Se trata de tener una perspectiva integral de los diferentes aspectos interrelacionados: el liderazgo, la cultura interna, la gente, los sistemas, los proceso. Sin esta vista integral, seguramente se pasará por alto alguno de los elementos y estos podrían jugar en contra.


Lección 5. El cambio sí es medible.

Una de las lecciones favoritas que hemos aprendido es que se cree que el cambio es solo una actividad de buena voluntad y de motivación. Lo que hoy impulsamos es que la gestión del cambio realmente es una estrategia medible y cuyos resultados pueden ser muy visibles. Desafortunadamente en procesos empíricos de cambio esto no se toma en cuenta, lo que lleva a que los proyectos se vean entorpecidos por la falta de apoyo de las personas y de la dirección.


Podemos hablar de más lecciones, sin embargo, lo importante es compartir estas cinco y generar una reflexión sobre como una estrategia de cambio es una gran inversión para reducir el tiempo e incrementar la probabilidad de éxito de los proyectos de transformación. Utilizar herramientas profesionales para derribar paredes, es mejor que hacerlo con los puños.


En BTC también apoyamos a definir el Consejo Consultivo que se necesita y convertir esta práctica en un método de trabajo sencillo, ágil, poderoso y permanente. Contáctanos pronto para que te ayudemos a definir un rumbo claro y a hacer que las cosas sucedan.


¡Gracias por leernos y compartir!


62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo